sea-3098951_1280

CÓMO MEJORAR LA RELACIÓN DE PAREJA: LA CAJA DE LOS ELOGIOS

Hay épocas en la que el cansancio, la falta de horas para ocuparse de uno mismo, la crianza de los hijos u otras preocupaciones hacen que se genere un ambiente malhumorado en la pareja, entrando en un bucle del que resulta difícil salir.                            

Para romper esta tendencia os propongo una actividad muy sencilla, para hacer en pareja, que seguro que puede ayudar a fortalecer la pareja y a que afloren los sentimientos positivos.

Se trata de la caja de los elogios, una idea original del terapeuta familiar estadounidense Selekman.

La caja de los elogios

Coger una caja (puede ser una caja de cartón que decoréis vosotros mismos, una caja envuelta en papel de regalo, o una que compréis especialmente para este juego), lo importante es que sea bonita y que tenga una ranura en la parte de arriba, simulando que es una hucha.

Una vez elegida la caja, debemos de elegir el lugar dónde la vamos a situar. Junto a la caja hay que poner varios tacos de papelitos.

El ejercicio consiste en que cada día, al final del día, hay que escribir en un papel algo concreto, positivo y sincero que te haya gustado en el día de hoy de tu pareja. Cada miembro de la pareja debe de pensar algo concreto que ese día le haya gustado de su pareja.

Por ejemplo, “me ha gustado mucho que mi pareja me haya dado un beso cuando he llegado a casa”.  La idea es que pensemos en cosas cotidianas que nos han gustado al uno del otro, no tienen que ser grandes cosas, sino cosas que están presentes en el día a día pero que son agradables y a veces no valoramos como deberíamos.

Después, una vez tengamos apuntado en un papel lo que nos ha gustado de nuestra pareja en el día de hoy, metemos el papelito, doblado, en la caja de los elogios.

Deberéis establecer un día a la semana para juntaros en torno a la caja de los elogios y abrirla, de esta manera cada miembro de la pareja irá leyendo sus papelitos en voz alta.

Reglas de la caja

– Solo se pueden introducir comentarios positivos dentro de la caja.

– Está prohibido mirar o abrir la caja si no estáis ambos miembros de la pareja.

– El plazo para abrir la caja (diariamente, semanalmente, cada tres días…) depende de cada pareja. Debe ser un momento para concentrarse en la actividad, sin prisas y sin estar pendientes de otros asuntos.

¿Para qué sirve la caja de los elogios?

Cuando estamos enfadados tendemos a fijarnos en aquello que nos molesta y obviamos las cosas buenas o, simplemente, las damos por hecho, en lugar de valorarlas.

Con la caja de los elogios trabajamos para darle la vuelta a esta tendencia. Es una actividad que nos obliga a poner la atención en lo bueno y a quitarle protagonismo a lo que nos molesta, rebajando la tensión.

Por otro lado, cada elogio permite conocer qué cosas son las que más le agradan a tu pareja de ti, dándote la oportunidad de potenciarlas a partir de ese momento.

Gracias a este ejercicio la pareja trabaja en equipo y se refuerzan los lazos positivos entre ellos.

¡Te invito a probar este ejercicio y a que me cuentes que tal os ha ido!

couple-1783843_1920

10 PASOS PARA CARGARTE TU RELACIÓN DE PAREJA

¡Hoy vamos a practicar un poco de psicología inversa! Vamos a ver 10 cosas que NO debemos hacer si queremos tener una buena relación de pareja.

1. Pasa el 100% de tu tiempo libre con tu pareja.     

Olvídate de tus amigos, familia, hobbies… ¡DEDÍCATE ÚNICAMENTE A ESTAR CON TU PAREJA!

2. No te comuniques con tu pareja.                                                            

Es mejor que juegues a las adivinanzas y que tu pareja adivine en todo momento cómo te sientes y qué necesitas. Si tan bien te conoce, debería saberlo, ¿no?

3. No mantengas la llama encendida, relájate y descuídate todo lo posible.                              

No dediques tiempo a la intimidad y a las relaciones sexuales con tu pareja. Con todo lo que tienes que hacer en tu día… ¿Cómo vas a sacar tiempo para estas cosas?

Además, puedes descuidarte todo lo que quieras porque total tu pareja ya te conoce desde hace tiempo (ahora es el momento en el que puedes ir con ropa vieja llena de agujeros o con ropa interior desconjuntada, no ducharte si no te apetece…)

4. No trabajes la complicidad con tu pareja.                                                  

Céntrate únicamente en atender las obligaciones del día a día y no salgas de tu rutina en ningún momento. ¡Y bajo ningún concepto busques actividades lúdicas que puedas compartir con tu pareja!

5. Cuando discutáis, intenta solucionarlo en el mismo momento (no dejes que pase ni un instante) y si tu pareja te pide tiempo, ¡NO SE LO DES!

Y si en ese «solucionar inmediato», te sientes abrumado por tus emociones y sientes que tienes que decir lo primero que te venga a la cabeza, sea lo que sea, ¡DILO!

6. Dile a tu pareja únicamente lo que NO te gusta de ella.

¡EN NINGÚN CASO LE DIGAS LO QUE TE GUSTA Y LO QUE ADMIRAS DE ÉL O ELLA!

Es importante que normalices lo bueno que tiene la otra persona y que le reproches únicamente lo que hace mal.

7. Esfuérzate en cambiar a tu pareja y convertirla en la persona que tú quieres que sea.                          

¿Quién te ha dicho que no se puede moldear a la otra persona a tu antojo? ¡Con esfuerzo todo se puede conseguir! Tú no desistas.

8. Encárgate tú de todas las tareas domésticas (o delégalas todas en la otra persona).                                                                                             

No es conveniente que hagáis una repartición justa de tareas, no vaya a ser que la otra persona o tú no seáis capaces de hacerlo.

9. Reprocha a tu pareja por todo lo que hace mal, NO plantees soluciones.                      Es preferible que le digas a tu pareja, “siempre nos pasa lo mismo, nunca me entiendes”, en vez de “yo me estoy sintiendo de esta manera, creo que es porque me falta esto… ¿Cómo lo podemos cambiar?, ¿Qué podemos hacer por mejorarlo?«

10. Controla a tu pareja en cada paso que da.

Vigila cada uno de sus movimientos (con quien habla, donde está, con quien, mírale el móvil cada día…).

¡Y hasta aquí lo que NO hay que hacer para tener una buena relación de pareja! Ahora te animo a que lo gires e intentes ser consciente de si estás haciendo alguna de estas cosas en tu relación de pareja.

¿Se te ocurre alguna otra cosa qué no deberíamos hacer si queremos tener una relación de pareja sana?

sky-2601156_1920

Relaciones de pareja sanas: 5 mitos que debes conocer

A veces, podemos pensar que las relaciones de pareja sanas gozan de una aureola de felicidad permanente, de enamoramiento constante, de falta de conflictos… Sin embargo, ¡nada de esto es cierto!

Es importante entender que en una relación de pareja sana lo que predomina es el amor y no el enamoramiento. Los conflictos, que los hay, se hablan. Y no siempre es todo felicidad. Existen momentos mejores y momentos peores.

A continuación vamos a ver 5 mitos que llevan mucho tiempo presentes en nuestra sociedad y se alejan bastante de lo que podemos considerar una relación de pareja sana:

1- “En una relación vas a sufrir” o “quien te quiere te hará llorar”.

¡Esto no es correcto!  La relación tiene que ser fácil, tiene que fluir. Cuando una relación funciona sentimos que fluimos con el otro.

Esto no quiere decir que no discutamos nunca y que siempre estemos de acuerdo en todo. Quiere decir que probablemente vamos a discutir en determinados momentos pero que no vamos a aprovechar las discusiones para hacernos daño ni machacarnos el uno al otro. Y que cuando esa discusión pase, vamos a sentarnos a hablar de lo que ha pasado y de cómo podemos llegar a un acuerdo o entendimiento.

2- “Tengo que conseguir que mi pareja sea como yo quiero que sea”.

¡Esto es lo contrario a la aceptación! En las relaciones de pareja sanas sentimos que hay una aceptación total de cómo es la otra persona.

A veces, ocurre que cuando conocemos a alguien, le vamos descubriendo poco a poco, pero al enamorarnos hemos creado una idea mental, de película, de cómo queremos que sea esa persona o como creemos que va a ser. A medida que va pasando el tiempo y vamos descubriendo más, y vemos que no encaja con eso que nosotros nos habíamos imaginado, empiezan los problemas. Empezamos a luchar para que esa persona cambie y se transforme en lo que nosotros queríamos que fuera. Y la otra persona evidentemente no se siente aceptada cuando empezamos a decirle “quiero que seas más cariñoso o menos X” … No le estamos dejando ser.

Sentir que hay una aceptación total hacia la otra persona y que precisamente por esto le hemos elegido, porque nos gusta exactamente tal y como es. Tenemos que sentir que conocemos su cara A y su cara B y que las aceptamos las dos. Evidentemente habrá cosas que no nos gustaran tanto, pero hay que sentir que también le aceptamos por ser así.

3. Si alguien te quiere de verdad, te lo dará TODO sin esperar NADA a cambio.

Esta es otra gran mentira, ya que las relaciones de pareja sanas se caracterizan porque hay un equilibrio entre dar y recibir. Cuando tu das, das, das… a la otra persona y no recibes, llega un momento en que este tanque de amor que tenemos en nuestro interior, se va vaciando cada vez más hasta que queda completamente seco y la relación tendrá que acabar porque tiene que haber este equilibrio para que la relación funcione bien.

4. Los polos opuestos se atraen.

Esa idea que nos han vendido de que los polos opuestos se atraen es una de las mentiras más grandes que se ha inventado. Cuanto más parecidos seamos con la pareja que tenemos, mejor ira la relación, más fácil y más fluirá.

5- Con el tiempo que llevo con mi pareja, debería saber lo que quiero y necesito en todo momento.

¿Has tenido alguna vez esta sensación?
A veces, creemos que nuestro esquema mental es el que vale, “la verdad absoluta”. ¡Y para nada es así!

Cada persona tiene su forma de dar y demostrar su amor y no tiene porque hacerlo únicamente de la manera en la que tú crees que debe hacerlo.

No pienses que tu pareja no te quiere o te quiere menos por actuar exactamente como tú quieres (cuidado con las expectativas) porque te lo demostrará como sabe y siente.
Y si esa forma de hacer o ser no te satisface, ¡no pasa nada! Puedes irte, no tienes porque quedarte en una relación que no te ofrece lo que tú necesitas.
Pero jugar a las adivinanzas… ¡desgasta demasiado!

¿Te sientes identificado/a con alguno de estos mitos?

¿Qué crees que podrías hacer para cambiarlos y empezar a disfrutar más de tu relación de pareja?

sky-2601156_640

¿Demasiadas discusiones con tu pareja? Esta técnica os ayudará a entenderos mejor

Las diferencias y confrontaciones son normales en el seno de una relación, pero hoy os ofrezco unas pautas para construir un vínculo más fuerte y sano.

Tener diferencias y confrontaciones en el seno de una pareja es normal y, según los psicólogos, necesario dentro de una relación sana. El problema surge cuando crece la tensión y se convierte en riñas constantes, frases hirientes, sentimiento de culpa, susceptibilidad a flor de piel, incapacidad para la comunicación y el entendimiento. Por tanto, siempre sin escaparse de los límites del respeto, y con el afecto como marco, hay normas a tener en cuenta: no se puede olvidar el cómo (calmados, nunca en caliente), el cuándo (por la noche no estamos para pensar) o la forma (en persona, mirándonos a los ojos, ni por conversación telefónica, ni por Whatsapp, ni mucho menos en el coche).

En el vídeo de hoy os hablo de la técnica ‘tiempo fuera’, que requiere de implicación por ambas partes de la pareja y un cierto grado de madurez, pero que resulta muy eficaz para alcanzar una unión saludable y feliz. Nunca olvides que el amor, como la amistad o el trabajo, también requiere una dosis de esfuerzo diario. Te explico detalladamente en qué consiste esta técnica en el vídeo de hoy.