man-2608550_640

¿Dedicas tiempo a tu autocuidado?

Antes de comenzar a leer este artículo, me gustaría que te preguntases🤔:

¿Qué entiendo yo por autocuidado?, ¿Qué significa para mi (auto)cuidarme?

✴️Piénsalo durante unos minutos..

Ahora, te diré lo que entiendo yo por AUTOCUIDADO. Para mi (auto)cuidarme significa:

1️⃣ Preguntarme qué necesito.

2️⃣ Escucharme.

3️⃣ Actuar en consecuencia.

➡️El autocuidado puede ser de varios tipos: físico, emocional, social, intelectual y espiritual. Vamos a ver en qué consiste cada tipo de autocuidado y te invito a que reflexiones acerca de tu propio autocuidado.

🏊🍏😴 Físico: ¿tienes una alimentación sana, variada y equilibrada?, ¿duermes las horas que tu cuerpo necesita?, ¿mueves tu cuerpo, andando o haciendo deporte?

💙❤️💛💚💜 Emocional: ¿te das permiso para sentir, escucharte e identificar tus emociones?, ¿te das permiso para expresarlas (por ejemplo, para llorar, enfadarte…)?, ¿eres capaz de gestionar adecuadamente tus emociones o son ellas las que te dominan a ti?

👭👫👬 Social: ¿dedicas tiempo a cultivar y mantener tus relaciones familiares y de amistad?, ¿cómo lo haces?, ¿sabes distinguir entre aquellas relaciones que te aportan y te suman y aquellas que te quitan la energía o que son tóxicas?

📚📝🤓 Intelectual: ¿dedicas tiempo en formarte en aquellos temas que te interesan y te gustan?, ¿lees?, ¿te gusta pensar en nuevos proyectos y cambios o prefieres la rutina y hacer lo que ya conoces?

🧘‍♀️🏞️🙏 Espiritual: ¿dedicas tiempo a reflexionar sobre ti mism@ y sobre tu vida?, ¿te gusta estar en contacto con la naturaleza?, ¿practicas la gratitud?

➡️¿A qué conclusión has llegado después de estas reflexiones?

☑️ Si has contestado «si» a la mayoría de estas preguntas, ¡ENHORABUENA!

❎ Si por el contrario, has contestado «no», hazte la siguiente pregunta : ¿qué puedo empezar a hacer para cuidarme más y mejor a mi mism@?

Si te apetece compartirlo, me encantará leerte en comentarios 😊

woman-1246844_640

9 PASOS PARA SER MÁS FELICES EN NUESTRO DÍA A DÍA

En primer lugar, me gustaría que entendiésemos que la felicidad no es un estado permanente y de por vida. Es decir, la felicidad son momentos. Sin embargo, hay una serie de cosas que dependen de nosotros para ser un poco más felices en nuestro día a día.

¿Quieres descubrir alguna de esas cosas? Te animo a que sigas leyendo…

1) Uno de los primeros pasos que tenemos que dar para empezar a tener una rutina adaptativa de vida es movernos más, fomentar el ejercicio físico. Hay multitud de estudios que demuestran que hacer ejercicio físico entre 3 o 4 veces por semana durante diez semanas tiene efectos similares a los antidepresivos en problemas del estado de ánimo y en problemas de ansiedad.

2) Relaciones sociales. Es fundamental que tengamos a nuestros seres queridos cerca, que hablemos, nos expresemos, que compartamos… Los estudios longitudinales con personas que son muy felices dicen que la variable que explica el bienestar es la calidad del apoyo social. Por tanto, es mucho más importante tener cerca a los amigos y a la familia que tener mucho dinero, un coche nuevo…

3) Aprender a vivir el momento presente, la práctica del mindfulness, es decir, conectarnos con el aquí y el ahora. Normalmente nos pasamos media vida pensando en lo que tenemos que hacer en el futuro y otra media vida lamentándonos por los errores que hemos cometido en el pasado. Y casi nunca estamos viviendo el momento presente. Y si nos fijamos, probablemente en los momentos más felices de nuestra vida estábamos centrados en el momento presente. Por ejemplo, ante un paisaje sobrecogedor, en un concierto, cuando estas en una conversación de estas que se te pasan las horas como si fuesen segundos… Ese tipo de cosas ocurren porque estamos viviendo el presente.

4) Programar actividades de ocio que nos gusten: Hay mucha gente que durante todo su día, de lunes a viernes, solamente tiene obligaciones. Y después nota que está más ansioso, que está más triste… Esto es completamente normal.

Uno de los modelos clásicos que explican la depresión es la perdida de reforzamiento. Con lo cual, vamos a tener en nuestro día a día actividades que nos gusten.

5) Cultivar el optimismo: Muchas veces caemos en el pesimismo, en la queja, en ver el futuro de forma desesperanzadora… No tenemos que caer tampoco en la trampa del optimismo ingenuo (pensar siempre en positivo). Esta mentalidad lo único que nos va a traer va a ser decepciones. Tenemos que ser realistas y aprender a regular nuestros estados emocionales para que cuando se presente un problema sepamos gestionarlo de la mejor forma posible.

6) Amabilidad: No solamente reporta bienestar al que la recibe sino a la persona que es amable. Si yo soy amable voy a mejorar la vida del de al lado y yo me voy a sentir bien por ello. Además, cuando realizamos un acto amable aumentan las posibilidades de que la persona receptora de la conducta amable realice otra conducta amable.

7) Mostrarse agradecido: Tenemos una tendencia a acostumbrarnos a lo que tenemos innata (se llama adaptación hedonista). Es lo que comentábamos antes cuando decíamos “me compro una casa nueva y al tiempo vuelvo a los niveles previos de bienestar”. Pero si nos mostramos agradecidos y cada día nos fijamos en la suerte que tenemos, en lo que hemos conseguido esa adaptación hedonista es menos intensa y podemos disfrutar más de todo aquello de lo que disponemos.

Tenemos una tendencia que es adaptativa muchas veces a centrarnos en lo malo, en el peligro. Y es que al final el cerebro esta echo para que sobrevivamos, no para ser felices. Pero en nuestro día a día no hay ningún peligro, generalmente casi todo es bueno, tenemos un montón de comodidades. Entonces, vamos a disfrutar de una ducha de agua caliente que solamente la disfrutamos cuando llevamos 4 días en un camping duchándonos con un cubo de agua.

8) Aprender a perdonar: Para desprendernos de la ira o la culpabilidad escribiremos una carta de perdón dirigida a los demás o a nosotros mismos.

¿Cuáles de estos puntos practicas ya en tu día a día?

¿Hay alguna otra cosa que te ayude a ser un poquito más feliz?

couple-1783843_1920

10 PASOS PARA CARGARTE TU RELACIÓN DE PAREJA

¡Hoy vamos a practicar un poco de psicología inversa! Vamos a ver 10 cosas que NO debemos hacer si queremos tener una buena relación de pareja.

1. Pasa el 100% de tu tiempo libre con tu pareja.     

Olvídate de tus amigos, familia, hobbies… ¡DEDÍCATE ÚNICAMENTE A ESTAR CON TU PAREJA!

2. No te comuniques con tu pareja.                                                            

Es mejor que juegues a las adivinanzas y que tu pareja adivine en todo momento cómo te sientes y qué necesitas. Si tan bien te conoce, debería saberlo, ¿no?

3. No mantengas la llama encendida, relájate y descuídate todo lo posible.                              

No dediques tiempo a la intimidad y a las relaciones sexuales con tu pareja. Con todo lo que tienes que hacer en tu día… ¿Cómo vas a sacar tiempo para estas cosas?

Además, puedes descuidarte todo lo que quieras porque total tu pareja ya te conoce desde hace tiempo (ahora es el momento en el que puedes ir con ropa vieja llena de agujeros o con ropa interior desconjuntada, no ducharte si no te apetece…)

4. No trabajes la complicidad con tu pareja.                                                  

Céntrate únicamente en atender las obligaciones del día a día y no salgas de tu rutina en ningún momento. ¡Y bajo ningún concepto busques actividades lúdicas que puedas compartir con tu pareja!

5. Cuando discutáis, intenta solucionarlo en el mismo momento (no dejes que pase ni un instante) y si tu pareja te pide tiempo, ¡NO SE LO DES!

Y si en ese «solucionar inmediato», te sientes abrumado por tus emociones y sientes que tienes que decir lo primero que te venga a la cabeza, sea lo que sea, ¡DILO!

6. Dile a tu pareja únicamente lo que NO te gusta de ella.

¡EN NINGÚN CASO LE DIGAS LO QUE TE GUSTA Y LO QUE ADMIRAS DE ÉL O ELLA!

Es importante que normalices lo bueno que tiene la otra persona y que le reproches únicamente lo que hace mal.

7. Esfuérzate en cambiar a tu pareja y convertirla en la persona que tú quieres que sea.                          

¿Quién te ha dicho que no se puede moldear a la otra persona a tu antojo? ¡Con esfuerzo todo se puede conseguir! Tú no desistas.

8. Encárgate tú de todas las tareas domésticas (o delégalas todas en la otra persona).                                                                                             

No es conveniente que hagáis una repartición justa de tareas, no vaya a ser que la otra persona o tú no seáis capaces de hacerlo.

9. Reprocha a tu pareja por todo lo que hace mal, NO plantees soluciones.                      Es preferible que le digas a tu pareja, “siempre nos pasa lo mismo, nunca me entiendes”, en vez de “yo me estoy sintiendo de esta manera, creo que es porque me falta esto… ¿Cómo lo podemos cambiar?, ¿Qué podemos hacer por mejorarlo?«

10. Controla a tu pareja en cada paso que da.

Vigila cada uno de sus movimientos (con quien habla, donde está, con quien, mírale el móvil cada día…).

¡Y hasta aquí lo que NO hay que hacer para tener una buena relación de pareja! Ahora te animo a que lo gires e intentes ser consciente de si estás haciendo alguna de estas cosas en tu relación de pareja.

¿Se te ocurre alguna otra cosa qué no deberíamos hacer si queremos tener una relación de pareja sana?