clouds-g59d06e7de_640

TODOS QUEREMOS SER BUENAS PERSONA, ¿O NO?

¿Recuerdas cuántas veces te han dicho «pórtate bien», «se bueno», «ayuda siempre a los demás», «no seas egoísta», «no seas malo»…?

Probablemente desde que eres pequeño has recibido mensajes de este tipo, ¿a qué si?

De pequeños solemos aprender que si nos portamos bien y somos buenos (esto, entre otras cosas, pasa por obedecer y no llevar la contraria ni protestar) los demás nos querrán y nos valoraran más.


Y este aprendizaje lo vamos interiorizando y reafirmando con el paso de los años. Cada día que pasa, crecemos con esta idea de que tenemos que pensar siempre en los demás (antes que en nosotros mismos), en ser buenos y en complacer a todas las personas de nuestro entorno.

Si te sientes o te has sentido identificado con esto en algún momento de tu vida, ¿te has parado a pensar cómo te hace sentir esto?

El dejarte siempre para último lugar, no expresar las cosas que te molestan de la otra persona por miedo a cómo se lo pueda tomar, hacer esfuerzos constantes por complacer y agradar… ¡tiene un coste emocional y psicológico muy alto!

Y todo esto, hará que probablemente en algún momento explotes porque no se puede sostener todo esto durante toda la vida.

¿Y qué crees que pasará cuando explotes?

Probablemente te sentirás tremendamente culpable porque se confirmara el mayor de tus temores ➡️»eres malo». ¡Todos los esfuerzos que has hecho por “ser bueno” se desvanecerán y te sentirás fatal!

Y desde ahí puedes intentar hacer esfuerzos sobrehumanos para compensarlo y demostrar que no eres así y que eres una «buena persona». Pero, piénsalo, ¿crees que esto te hará sentirte bien?

¿Cómo trabajar el miedo a “no ser buena persona”?

1- Lo primero de todo, te diría que te pares a pensar detenidamente qué es realmente ser una “mala persona”, ¿qué significa para ti?

Te ánimo a que le dediques un rato a responder a esta pregunta (lo más detalladamente posible).

2- Cuando tengas esta definición clara, analízate y trata de describirte como persona. ¿Crees que tu definición de “mala persona” se ajusta a cómo eres tu realmente?

¡Probablemente no! Sin embargo, muchas veces nos ponemos “etiquetas” que no nos corresponden y nos condicionan a la hora de vivir nuestra vida.

3- Revisa las creencias que tienes respecto a que es ser «buena» y «mala persona» y permítete ser más libre y vivir en coherencia a tus necesidades (y no tanto a las de los demás). Para esto, sería importante también qué pienses en la vida que te gustaría vivir (de forma realista).

¿Qué tendrías que soltar para vivir esa vida?

¿Qué cambios tendrías que introducir en tu vida actual?

4- Establece un plan concreto y relista, con objetivos a corto, medio y largo plazo que te permitan acercarte a esa vida que te gustaría vivir, en coherencia a tus valores y a tus necesidades personales.



Y recuerda, si lo intentas y no puedes hacerlo solo, puedes pedir ayuda.

business-g26542307b_640

Quiero dejar de ser la salvadora de todo el mundo

¿Sientes que siempre antepones a las personas de tu entorno (a tus amig@s, pareja, hij@s, padres…) y tú te acabas dejando para último lugar? 🤔

¿Realmente sueles encontrar tiempo para atenderte o con el tiempo que inviertes cuidando de los demás no te queda espacio ni tiempo para ti?

💥 Si te sientes identificada con esto, ¡probablemente estés actuando desde el rol de salvadora! 💥

¡Que responsabilidad tan grande tener que salvar a todas las personas de tu entorno!, ¿no?

Estoy convencida de que si actúas desde este rol es porque algún día aprendiste que esto era «lo correcto» o lo que «debías» hacer.

➡️¿En qué momento lo aprendiste?

➡️¿Quién te dijo o te hizo sentir que te correspondía a ti salvar a los demás?

Piénsalo 🗯️ porque probablemente hubo un momento en tu historia de vida donde sentiste que alguien lo estaba pasando mal y asumiste la responsabilidad de salvarle.

➡️¿Qué beneficios te ha aportado (o te aporta actualmente) salvar?

Aunque pueda parecer una pregunta un tanto extraña, hay personas que actúan desde el rol de salvadoras porque eso les hace sentirse imprescindibles para los demás, buenas personas,…

¡Y el sentirte así a veces es tan potente y agradable que no queremos soltarlo!

➡️Peroooo, al mismo tiempo, ¿qué consecuencias negativas está teniendo para ti asumir este rol de salvadora?

🍃 Esto es simplemente una invitación para que reflexiones acerca de cómo te estás sintiendo pero no es fácil dejar de actuar desde un rol desde el que probablemente llevas mucho tiempo actuando.

Por eso te animo a que pidas ayuda si lo necesitas 🌸

fog-1984057_1280

¿Sabes lo qué es ghosting y cómo puedes superarlo?

Seguro que últimamente has escuchado hablar de Ghosting en más de una ocasión, o incluso te ha tocado experimentarlo en tus propias carnes 💥💥

El ghosting (ghost =fantasma 👻) hace referencia a cuando una persona desaparece como un fantasma de tu vida sin un motivo aparente que ayude a comprender esta huida.

Es más, generalmente parece que la relación va bien, se genera un apego emocional…pero de un día para otro esa persona desaparece 🎈

Hay personas que desaparecen por completo y de forma brusca (incluso bloqueando a la otra persona de todas las redes sociales o vías de contacto), y en otras ocasiones se da de forma gradual (dando evasivas o sin dar explicaciones cuando se les pregunta qué está pasando).

¡Que dolor y que incertidumbre! ¿No te parece? 🤔

Hay personas que se sienten culpables incluso y repasan una y otra vez todo lo que dijeron e hicieron por si ha habido algo que ha provocado que esa persona desaparezca de su vida de esa forma.
Generalmente no se suelen encontrar explicaciones que nos tranquilicen porque ¡no las hay!

✨✨ Algunas cosas que nos pueden ayudar a superar el ghosting son las siguientes:

➡️Desculpabilízate
El ghosting no tiene nada que ver contigo o con algo que hayas hecho o dicho. El ghosting tiene que ver con la otra persona y con sus habilidades de gestión emocional.

➡️Conecta con tus emociones
Conecta con tu cuerpo, escúchalo. Puedes preguntarte:
• ¿Cómo quiero sentirme en una relación?
• ¿Cómo me está haciendo sentir esta persona?
Quizá detectes que esta relación no te estaba haciendo sentirte bien.

➡️Cuidate y mimate
Estás atravesando un duelo. Por lo que te animo a que observes qué necesidades tienes y qué cosas te pueden ayudar a sentirte mejor y avanzar.

➡️No busques contacto con la otra persona
Quizá por intentar encontrar explicaciones, te empeñas en contactar con la otra persona (incluso aunque te haya bloqueado). ¡La otra persona no te va a dar explicaciones y buscar el contacto con ella solo alimentará tu malestar!

✨✨ Si te esta costando gestionar esta situación (porque no es fácil) RECUERDA que puedes pedir ayuda ✨✨

girl-g28d961682_1280

Los placeres culpables

El otro día en consulta hablando con una paciente utilizó un término que me resultó muy curioso: «los placeres culpables».



Ella utilizó este término para referirse a todas aquellas cosas que le apetecería hacer (desde una escucha más profunda) pero que había aprendido que no «estaban bien» 😓

Podemos llamarlo de muchas maneras pero lo cierto es que somos muchas las personas que en algún momento de nuestras vidas nos hemos sentido culpables de quedarnos un día en casa si hacía un día soleado, si hemos pasado toda la tarde en el sofá, si hemos hecho alguna pausa en nuestra jornada laboral para descansar…

¿En qué momento hemos llegado a la conclusión de que todas estas cosas son una pérdida de tiempo y que no son adecuadas?🤔

Vivimos en una sociedad en la que se premia y se refuerza la competitividad y la productividad constante (y sin descanso).

Perooo.. ¿alguien se ha parado a pensar en la relación que tiene esto con el aumento constante en las tasas de los problemas de salud mental?

¡Yo creo que NO! 💥💥

Me da mucha pena que esto sea así pero mantengo la esperanza de que algún día cambie y podamos permitirnos estos «placeres culpables» sin sentir culpa🤗

➡️Mientras tanto, te ánimo a que puedas parar a escucharte en tu día a día y, en la medida de lo posible, te des aquello que necesitas. Quizá al principio aparece cierto malestar porque puede que sientas que no estás haciendo «lo correcto» pero, si lo transitas, llegará un momento en el que ese malestar cada vez sea más inexistente.

Cuando te escuchas y te das lo que necesitas, te estás enviando mensajes tan importantes como «me merezco descansar», «soy valioso/a tal como soy», «quiero vivir mi propia vida, sin esforzarme por satisfacer las necesidades de otras personas que no son yo»…

Práctica esto porque estoy segura de que merecerá la pena.

🍃 Y recuerda…

Tienes derecho a descansar, a escucharte, a darte aquello que necesitas y está en tu mano 💙

Y, si ves que te cuesta y que tu nivel de autoexigencia es demasiado elevado como para escucharte, puedes pedir ayuda

thumbs-down-gf256df702_1280

¿Tienes miedo a ser rechazado/a?

¡Que levante la mano quien nunca haya tenido miedo a ser rechazado! 😓

El miedo al rechazo es uno de los miedos más habituales en el ser humano, y es que quien más quien menos a tenido miedo a ser rechazado/a en algún momento de su vida 💥💥

La realidad es que a nadie nos gusta ser rechazados y muchas veces hacemos grandes esfuerzos para ser aceptados y encajar.

Mis pacientes me suelen decir: «Haizea quiero que no me afecte lo que los demás opinen de mi», «quiero que me de igual todo lo que me digan»🗯️🗯️

Cuando me plantean esto, yo les suelo decir que si sentimos que alguien nos está juzgando o criticando o nos dice algo que nos resulta desagradable, es normal que nos incomode y nos afecte de alguna manera. Somos seres humanos (no robots) y como tal, tenemos sentimientos y emociones, y lo que nos dicen y hacen los demás tiene un impacto determinado en nosotros/as.

En un mundo ideal, la situación sería congeniar con todo el mundo, nunca habría conflictos y todas las personas nos caerían maravillosamente bien. Pero..eso en un mundo ideal, ¡no en uno real! 🍃

➡️Volviendo entonces al mundo real… ¿cómo podemos gestionar esa angustia que nos produce que alguien nos critique?

Lo primero es aceptar que, independientemente de cómo seas, siempre habrá alguien a quien no le gustes y te rechace y/o critique. O alguien que te quería, puede dejar de hacerlo. O incluso alguien que te quiere puede que rechace o haya partes de ti que no le gusten.

❌La aceptación no es que te de igual que te rechacen.

✔️La aceptación es llegar a sentir que eres suficiente tal como eres, dejar de hacer esfuerzos por gustar a todo el mundo o por ser como crees que ellos quieren que seas.

Porque si haces tantos esfuerzos en ese sentido, esfuerzos para gustar a todo el mundo, al que no le vas q gustar es a ti mism@. Y desde ahí estás haciendo justo todo lo contrario a la aceptación.

En tu caso, ¿qué haces por ese miedo al rechazo? 🗯️🗯️

woman-gd5a6d4d94_1280

¿CÓMO DISFRUTAR DE UN VERANO MÁS SALUDABLE Y NO SUFRIR SI TUS EXPECTATIVAS NO SE AJUSTAN A LA REALIDAD?

¿Quién no piensa en varias ocasiones a lo largo del año en el verano y en las vacaciones en esta época del año?

El verano es para la mayoría la época predilecta para hacer ese viaje que tanto deseamos hacer. A veces incluso parece que nos pasamos gran parte del año esperando a que llegue esta época del año para ser “felices”.

Sin duda alguna, las vacaciones de verano son uno de los periodos más esperados por una gran parte de las personas; esa época del año en la que se supone que todas las personas deberíamos ser felices, desconectar de la rutina, hacer más planes que nunca, estar rodeados de amigos y de familia, sentirnos más felices que nunca…

Sin embargo, eso a veces no es así. Y es que el verano es una de las épocas del año más idealizada por muchas personas. Y el problema es que cuando nuestro verano no se ajusta a esa idea que está en nuestra mente, esto nos puede generar mucho sufrimiento.

Es más, no son pocos quienes, sin darse cuenta, se autosabotean a sí mismos durante este momento del año, y tienen dificultades para disfrutar de los beneficios de su tiempo libre durante las vacaciones de verano.

Con el objetivo de que puedas aprovechar y disfrutar al máximo de esta época del año, me gustaría hablarte de algunas estrategias y rutinas psicológicamente saludables que te ayudaran no solo a no autosabotearte y a no sufrir si tus expectativas no se ajustan a la realidad, sino también a escucharte más a ti mismo/a y disfrutar de un verano más saludable.

Algunas recomendaciones, desde el punto de vista de la psicología, para disfrutar de un verano más saludable:

1. Espacios sin el móvil donde poder desconectar:

A lo largo del año, pasamos demasiado tiempo con el móvil, ya sea por nuestro trabajo, para evadirnos de la monotonía del día a día o por el motivo que sea.

Por eso, te propongo que durante el verano desconectes del móvil durante un rato todos los días. Por ejemplo, si vas a la playa o a caminar, deja el móvil en casa. Haz esa actividad conectando con lo realmente importante: con el entorno en el que estas y contigo. Estoy convencida de que veras la diferencia entre hacer esta actividad de forma consciente o sin parar de mirar el móvil.  ¡No tiene nada que ver la experiencia!

2. Permítete descansar y escúchate:

A veces puede parecer que en verano tenemos que aprovechar el tiempo al máximo, que tenemos que estar haciendo planes o actividades constantemente y que quedarnos en casa un día es perder el tiempo. ¡Nada más lejos de la realidad!

Dependiendo del momento de nuestra vida en el que nos encontremos, necesitaremos tener una vida más o menos activa. Ambas opciones son totalmente válidas.

Por eso, te animo a que te escuches y a que te hagas la siguiente pregunta: “¿qué necesito yo realmente hoy?”.

Las vacaciones de verano deberían ser para que escojamos hacer lo que realmente necesitamos y queremos hacer y no para seguir lo que socialmente es “correcto” o esperable.

3. Busca un equilibrio entre mantener una vida social activa y pasar tiempo contigo mismo/a:

Es tan necesario compartir momentos con amigos y familiares asi como contigo mismo/a.

Generalmente, los momentos con nuestros seres queridos nos ayudar a recargar pilas y a disfrutar de su compañía.

Y los momentos a solas son momentos de introspección para escucharnos, observar cómo nos sentimos en este momento de nuestra vida, reformular nuestras prioridades y motivaciones…

¡La clave del éxito está en el equilibrio!

4. Evita comparaciones:

¡Es cierto esto de que las comparaciones son odiosas! También es cierto que los seres humanos tenemos muy interiorizada esa tendencia a comprarnos con otras personas.

Te propongo que este verano realices aquellas actividades que te llenen de verdad y que realmente a ti te aporten, huyendo de convencionalismos sociales y sin compararte con las personas de tu entorno o con influencers.

Algo que te puede ayudar en este sentido es restringir el uso de las redes sociales. Si sigues alguna cuenta concreta que detectes que no te hace bien porque quizá fortalece tu tendencia a compararte, haz limpieza. Y si puedes, establece como máximo 2-3 momentos donde vas a mirar tus redes sociales durante un tiempo determinado (no te recomiendo más de 15 minutos) y el resto del tiempo, desconecta de la pantalla.

5. En el caso de las personas que somos autónomas, puede que lo tengamos algo más difícil para desconectar, pero no quiere decir que no podamos hacerlo. Te propongo establecer una franja horaria en tu día, a ser posible por la mañana, para atender el trabajo si tienes que hacerlo sí o sí. Pero, después de este tiempo establecido, las llamadas o lo que quede pendiente, aplázalo hasta el día siguiente. ¡Espero que estos 5 puntos te ayuden a disfrutar de esta época del año de una forma más saludable! Además, una vez pasado el verano, puedes incorporar alguno de ellos en tu rutina diaria si detectas que te ha ayudado dura

a-book-g9e8f50f40_1920

DEJA DE HUIR DE TU MALESTAR. LA SALIDA A ESTE DOLOR ESTÁ EN TU INTERIOR.

Quizá haya momentos en tu vida en los que no te has encontrado bien, hayas tenido bajo estado de ánimo, ansiedad, te hayas encontrado un tanto perdido/a como sin rumbo claro, te haya costado poner límites, hayas sentido que tu autoestima estaba bajita…

Puede que a lo largo de tu vida hayas atravesado por algún momento/estado de este tipo o puede que te encuentres así en estos momentos.

No pasa nada, tranquilo/a. Es más común de lo que pensamos.

Lo importante es cómo has gestionado o gestionas estos momentos. ¿Eres de las personas que busca estar todo el día distraída y activa para «no pensar»? ¿O eres de las que se paran e intentan ver cuál es el origen de ese malestar?

En consulta muchas veces me encuentro con personas que han pertenecido durante bastante tiempo a este primer grupo (yo misma también me identifico con este grupo en algún momento de mi vida). Puede que nos metamos en esta dinámica porque pensemos que así no sentiremos el dolor (o lo sentiremos menos) pero… ¿qué ocurre a la larga?

¡Que el dolor se hace más fuerte y más persistente en el tiempo!

El dolor no desaparece con el paso del tiempo por arte de magia ni porque dejemos de escucharlo durante un tiempo.

El dolor solo desaparece si nos hacemos cargo de él y lo atendemos. Quizá te estés preguntando «¿y cómo puedo hacer esto?»

¡DEJANDO DE HUIR Y MIRANDO HACÍA DENTRO!

Y es que lo más seguro es que la respuesta a tu malestar esté en tu interior en forma de heridas del pasado, de carencias, de inseguridades y temores acumulados a lo largo de tu vida, de experiencias difíciles de procesar…

Por eso es tan importante poner el foco en ti, en tu interior.

Y alguna de las «herramientas» que puede ayudarnos en este proceso de mirar hacia dentro son las siguientes:

1- La pausa: Es fundamental que nos demos cuenta de cuando estamos funcionando con el piloto automático encendido, sin ser conscientes de muchas de las cosas que ocurren en nuestro mundo interior y exterior. Para ello, te sugiero realizar pequeñas pausas durante el día. Por ejemplo, puedes poner una alarma cada cierto tiempo para parar, apagar el piloto automático y conectar contigo mismo/a; con lo que estás haciendo, con lo que sientes y piensas.

2- Respiración: Aunque es evidente que estamos todo el día respirando porque es una función básica de nuestro organismo, la idea es respirar de forma consciente. Por ejemplo, puedes probar a inhalar contando hasta 5, retener el aire contando 2 y exhalar en 8. A través de la respiración consciente, podemos conectarnos con el momento presente y con cómo te encuentras tú en este instante.

3- Escáner corporal: A veces, podemos tener la sensación de que nos pasa algo y no sabemos lo que es exactamente. Cuando te ocurre esto, ¿te paras a escuchar lo que tu cuerpo quiere decirte? Si lo haces, ¡enhorabuena! Y si aún no te has parado a escuchar a tu cuerpo, te sugiero que te tumbes, crees un espacio agradable y te permitas parar durante un momento. Pregúntate “¿cómo me encuentro hoy?”. Empieza por centrarte en tu respiración y poco a poco recorre todo tu cuerpo, desde la cabeza a los pies, observando y prestando atención a las sensaciones corporales que van apareciendo.

4- Escribe: La escritura tiene efectos terapéuticos para muchas personas. Si te gusta escribir, puedes probar a agendar una cita contigo mismo/a en algún momento de tu semana y escribir tus preocupaciones, pensamientos, escribir sobre las emociones que estas sintiendo e incluso escribir a tu ansiedad y/o malestar como si fuese una persona (¿qué te gustaría poder decirle?).

5- Trabaja la conciencia verbal: Ponte a lo largo de una semana varias alarmas en horas aleatorias y cuando suene la alarma dedicarte un minuto a observar tus últimos pensamientos.

Observa que tipo de pensamientos predominan en ti, así como de qué manera te hablas. ¿Qué te dice esto?

No se trata de que juzgues tus pensamientos, sino de que los observes y comprendas que te quiere decir esto.

6- Practica el autocuidado: ¿Cuidas de ti mismo/a o te dejas llevar por la inercia del día a día? Dedícate momentos en tu día a día en los que poder disfrutarte. Por ejemplo, puedes hacer una pausa a media mañana para tomar un café en una terraza, puedes prepararte un baño relajante al llegar a casa, dedicarte un rato a realizar una actividad que te guste… ¡Cuídate y deja a un lado el “no tengo tiempo para mi”!

7- Acude a terapia: Si en este proceso de mirar hacia dentro estás acompañada por un profesional que te transmita confianza y seguridad, probablemente sea más fácil. Recuerda: No tienes que poder tu solo/a con todo.

cosmos-g4c42dffcd_1280

Tengo una deuda emocional con esa persona y no se cómo saldarla

¡¡¡¡Aiii la deuda emocional!!!

La verdad es que este es un tema muy recurrente en consulta.

Y es que muchas veces me encuentro con personas que sienten que están en deuda con otros por lo que han hecho por ellos.

Por ejemplo, hay hij@s que están en deuda con sus padres/madres por todo lo que han hecho por ell@s desde que son pequeñ@s. También hay personas que se sienten en deuda con una amiga que estuvo a su lado en un momento difícil de sus vidas. En otros casos, hay personas que sienten que están en deuda con sus jefes por haberles contratado para un puesto concreto de trabajo…

¡La deuda emocional está mucho más presente de lo que pensamos! ¡Y es algo que pesa muchísimo! ??

En todas estas situaciones que ponía como ejemplo y en muchas otras, podemos llegar a sentir que no es suficiente con agradecer lo que han hecho por ti. Podemos, incluso, hacer cosas porque «se lo debes» a esa persona.

Y una cosa es hacer un favor puntual a alguien que se ha portado bien contigo y otra muy diferente, ENTREGARTE EN CUERPO Y ALMA a todo lo que te pida (y a lo que no también) la otra persona.

Además, ¿te has preguntado hasta dónde tienes que dar para saldar tu deuda?

Porque a veces no nos lo preguntamos y damos y damos y damos.. Y seguimos sintiéndonos en deuda constantemente. ¡Que injusto! ¿No te parece?

Te propongo 3 puntos importantes para empezar a deshacerte poco a poco de esta deuda emocional con la que cargas:

1️⃣ Asume que la persona que ha hecho algo por ti a sido porque así lo ha decidido ella, desde la libertad.
Agradece pero no te responsabilices de algo que no te corresponde.

2️⃣ Se consciente de todo lo que estás haciendo para «devolver el favor» y «saldar la deuda». ¿Cuánto de eso lo haces porque consideras que TIENES QUE hacerlo (desde la obligación)?

3️⃣ Deja de hacer cosas que no te apetecen y que haces por obligación. Observa cómo te sientes y cómo te hace sentir la otra persona. ¿Hay algún tipo de reproche o chantaje por su parte? Observalo.. Se consciente.
Y, sobre todo, si haces algo por la otra persona que sea desde la libertad.

¡Pruébalo y cuéntame que tal ha ido!

girl-g22caf3045_1280

¿Le hablarías a tu niña interior como le hablas a tu yo adulta?

Hoy me gustaría plantearte las siguientes reflexiones ?

➡️¿Le hablarías a la niña que fuiste de la misma forma en la que te hablas a ti como adulta?

➡️¿Le tratarías a esa niña de la misma forma en la que te tratas a ti?

➡️Si pudieras elegir las compañías para esa niña, ¿serían las mismas que eliges para ti?

✔️ Si la respuesta a estas preguntas es SI, déjame darte mi más sincera enhorabuena.

❎ Si por el contrario, sientes que hablarías y tratarías a esa niña diferente a como lo haces contigo misma, te recomiendo revisar por qué motivo te dices ciertas cosas y te tratas como lo haces.

?Y lo mismo respecto a las personas con las que te relacionas. Si no quisieras ciertas compañías que tú ahora tienes para esa niña, ¿qué te dice esto?

Quizá de pequeña hubo personas que no te trataron bien, personas que no atendían tus necesidades como tú hubieses necesitado, personas que te inculcaron ciertas creencias limitantes o que te llevaron a ir interiorizando una imagen sesgada y negativa de quien eres tú realmente…

➡️¿Lo puedes identificar? ¿Eres consciente donde aprendiste esta forma de tratarte y de relacionarte contigo misma?

Piénsalo…?

➡️Y, recuerda estas dos cosas:

✨✨Tu biografía no es tu destino.

✨✨Ahora, eres una persona adulta que puedes trabajar en tus heridas emocionales y responsabilizarte de como te quieres tratar a partir de este momento.

child-gdf3c36f79_1280

VIOLENCIA FILIO PARENTAL: QUÉ ES Y CÓMO PODEMOS ACTUAR PADRES Y MADRES EN ESTA SITUACIÓN

Tener a un hijo que ejerce violencia contra ti es como tener la sensación de que vives en un campo de minas: “vas pisando, no sabes dónde está la bomba, pero sabes que te va a estallar seguro”. Desgraciadamente, hay muchos más casos de los que salen a la luz. Estos últimos son únicamente una pequeña parte de la realidad que nos representa. Por ello, se hace necesario visibilizar este tema.

¿QUÉ ES LA VIOLENCIA FILIO-PARENTAL?

Es una variante de la violencia intrafamiliar (en ese núcleo familiar hay alguien que está ejerciendo violencia; puede ser el padre hacia los hijos, la madre, entre ellos, entre hermanos…)

En este caso la violencia y el maltrato la ejerce el hijo hacia los padres (o a quien ejerza de progenitor/tutor)

Cuesta creerlo, pero es una violencia consciente, intencionada y se mantiene a lo largo del tiempo

Pocas familias denuncian por vergüenza, porque no toman conciencia de lo que está pasando…

Hay muchas creencias erróneas de “pobrecito”, “lo hace sin querer”, “él no tiene intención de hacerlo”… Pero, ¡CUIDADO! Porque si hay una conducta intencionada y hay reside el peligro de que se mantenga a lo largo del tiempo.

Causa sufrimiento, daño y estrés psicológico.

El objetivo es provocar y que los padres pierdan la autoridad, minar su autoestima y que se sientan frustrados en las aspiraciones educacionales (“no vas a poder hacer de padre/madre”, “no me vas a poder poner límites porque aquí el que mando soy yo”).

Se busca el control, dominio y poder para conseguir lo que se desea.

¿Por qué los hijos maltratan a sus padres?

– En muchas ocasiones se ejerce violencia filio-parental porque se han vivido situaciones de violencia familiar en casa.

– Patrones educacionales permisivos y sobreprotectores: la falta de normas y limites puede originar, mantener, agravar y cronificar la violencia filio-parental.

– Falta de afectividad: hay familias que hacen un abandono de las funciones educativas, familiares. Una de las peores combinaciones es la sobreprotección y la sobreexigencia (esos padres que envuelven a sus hijos en papel film para que no les pase nada pero que les exigen constantemente). Hay no crean vínculos y cuando no hay un vínculo afectivo, entra la agresividad.

– Suele agravarse en la adolescencia a consecuencia de un deterioro personal, derivado de una falta de educación emocional. La aparición de un trastorno de conducta no es de un día para otro, es algo que se ha ido gestando y que llega un momento en el que la cosa se agrava (sobre todo en la adolescencia).

¿CÓMO ES UN HIJO VIOLENTO?

– Insensible emocional: no tiene sentimientos y tiene una dificultad elevada para percibir las emociones de los demás. Carece de conciencia y presenta cierta dificultad para discernir cuestiones morales y éticas. Son un tanto maquiavélicos (el fin justifica los medios; “si para conseguir X tengo que pisar cabezas, lo voy a hacer”).

– No hay sentimiento de vinculación emocional.

– No responden a normas, límites ni tienen autocritica. No se responsabilizan de sus propios actos.

– Egocentrismo elevado, siempre busca el propio beneficio sin atender a las peticiones o necesidades ajenas.

– Baja empatía, ausencia de sentimientos de culpa. La falta de empatía nos deshumaniza y eso es muy peligroso. No sentir culpa nunca, nos lleva a repetirlo.

– Ausencia de apego a los padres y a los adultos.

– Conducta desafiante con actuación cruel y despiadada.

“El rey de la casa que se acaba convirtiendo en tirano y los padres acaban estando a sus pies y a su servicio”.

LA IMPORTANCIA DE LA EDUCACIÓN COMO FACTOR PREVENTIVO

– No aplicar la violencia jamás en casa: Evitar normalizarla para que los hijos la interioricen como una dinámica habitual de relacionarse.

– Educación emocional: Es la base para garantizar la seguridad, autonomía e independencia de los hijos, para que sean capaces y autosuficientes en el futuro y tengan un buen control emocional.

– Educar en valores: Humildad, respeto, bondad, tolerancia, empatía, responsabilidad social e individual…

– Enseñar autocontrol: Capacidad de esfuerzo, tolerancia a la frustración: importante que entiendan que no todo saldrá como ellos quieren, darles las herramientas para canalizar y solucionar los conflictos.

– Poner normas y límites: Fundamental para que se sientan protegidos, seguros, con puntos claros de referencia. ES UN ACTO DE AMOR.

– Fomentar una buena autoestima: Enseñar a tener un buen concepto y valoración de uno mismo, sin caer en el error de “endiosarlo” o hacerle “el rey de la casa” que luego se convertirá en tirano.