thumbs-up-gb9cd0f76b_1280

POSITIVIDAD TÓXICA

Artículo escrito por Matxalen Abasolo

Martín Seligman popularizó el término «psicología positiva» ✍? y argumentó en una de sus conferencias que la psicología necesitaba dar un nuevo paso para estudiar científicamente todo lo que hace feliz al ser humano. En su libro El niño optimista, explica que los pesimistas no nacen, se hacen, por las circunstancias de la vida “aprendemos a ser pesimistas”. Sin embargo, también comentó que podemos cambiar este pesimismo y cambiar nuestros pensamientos negativos por otros más positivos.

La psicología positiva ha sido malinterpretada y convertida en positividad tóxica, puede entenderse como el estado de vivir en la fantasía de un mundo perfecto donde nada está mal, nada está mal y todo es perfecto. Esto conduce a un estado de negación de la adversidad, lo que crea un sentimiento de incomodidad al contrastar las cosas deseadas con la vida real.

Un ejemplo de esto puede evidenciarse en las redes sociales, donde se presentan perfiles de vidas aparentemente perfectas, con rostros y cuerpos perfectos, ropa a la moda, productos de moda, las mejores vistas y las vacaciones que todos quieren. Soñar con tener una muestra como esta puede considerarse un caldo de cultivo para esta “tendencia”

Esto es exactamente lo que implica el positivismo tóxico o hiperactivismo: imponernos una actitud falsamente positiva, sobregeneralizar estados de felicidad y optimismo sin importar la situación, suprimir nuestras emociones “negativas”.

Riesgos de la psicología positiva 

? Deterioro de la salud física y mental: La evidencia científica muestra que las emociones reprimidas estresan el cuerpo y el cerebro.

?Aislamiento y vergüenza: Las personas que exhiben este tipo de comportamientos «positivos y felices» en tiempos de adversidad son menos propensas a buscar apoyo porque pueden sentirse aisladas o avergonzadas de cómo se sienten.

? Problemas de comunicación: Cualquier tipo de relación tendrá algunos desafíos.

? Evitar la asociación con el dolor

¿Cómo prevenirla?

?Incentivar las ideas híbridas, tanto positivas, realistas como negativas

?Tratar de identificar, gestionar y aceptar nuestras emociones, sean las que sean

? Mantener nuestro pensamiento crítico

? Tratar de afrontar las emociones, sin huir de ellas porque sean «desagradables».

mask-g4a525425f_1280

SÍNDROME DEL IMPOSTOR – ¡CONOCE SI LO PADECES!

Artículo escrito por Nerea Jiménez

¿Alguna vez has conseguido lograr un objetivo y has sentido que no te lo merecías?¿Crees que tus logros se deben a la suerte o a coincidencias?

Hay ocasiones en las que, a pesar de habernos esforzado para conseguir una meta, nosotros mismos no reconocemos nuestro éxito ni nos sentimos satisfechos por haberlo logrado. Este fenómeno se conoce como síndrome del impostor y se puede aplicar a todos los ámbitos de nuestra vida: laboral, académico, social y personal.

Seguramente en algún momento te has podido sentir así, y es que, parece que reconocemos más fácilmente lo negativo y no lo positivo que hacemos.

Causas:

?Baja autoestima

?Falta de seguridad

?Críticas o comparaciones de los demás durante la infancia y adolescencia en las que parece que nada es suficiente.

?Inseguridades por experiencias pasadas

?Autoexigencia

Cómo se manifiesta:

➡️Creencias sobre no merecer los logros, asociarlos a una coincidencia o a la suerte

➡️Temor a ser descubierto como impostor o a decepcionar a los demás

➡️Insatisfacción y desmotivación

➡️Culpa por “engañar” a los demás

➡️Sufrimiento por no esforzarse lo “suficiente”

➡️Incredulidad ante los cumplidos de los demás

Los pensamientos y creencias sobre nosotros mismos son muy poderosos y pueden generar un gran impacto en nuestra autoestima. Por eso:

?Da valor a tus éxitos y al esfuerzo que pones en ellos

?Acepta los elogios y el reconocimiento de los demás

?No te compares con otras personas

?Trabaja la autoestima y la autocrítica