Estimulación cognitiva

El aumento de la esperanza de vida, asociado fundamentalmente a los avances biomédicos y a las mejoras en las condiciones de vida, es un hecho que caracteriza la demografía actual de las sociedades desarrolladas y es la causa fundamental que está produciendo en las mismas un notable envejecimiento de sus poblaciones.

Desde el ámbito de la salud, uno de los aspectos derivados del incremento de la esperanza de vida que más preocupan, tanto a los propios individuos que envejecen –que somos todos–, como a los responsables de la planificación y gestión de los recursos, es el aumento del número de personas que presentan pérdidas progresivas de capacidad funcional y llegan a necesitar cuidados y atención de larga duración. Probablemente de las situaciones que desembocan en la pérdida de independencia personal, unas de las más alarmantes sean las enfermedades cerebrales degenerativas causantes de síndromes de deterioro cognitivo o demencia.

Actualmente se reconoce que la pérdida de memoria es un proceso en el que intervienen numerosos factores, y que sobre alguno de ellos se puede intervenir favoreciendo la estimulación y el mantenimiento cognitivo.

La estimulación cognitiva viene siendo, desde hace décadas, una metodología de trabajo de probada experiencia que contribuye a enlentecer los procesos de deterioro a nivel cognitivo, y por extensión al resto de capacidades motoras y sensoriales, no solo centrada en aquellas personas que padecen algún tipo de demencia sino en aquellos otros individuos con un envejecimiento normal.

La estimulación cognitiva engloba todas aquellas actividades que se dirigen a mejorar el funcionamiento cognitivo en general (memoria, atención, orientación temporal y espacial, concentración, razonamiento, abstracción, operaciones aritméticas, praxias y lenguaje). En definitiva, consiste en estimular y mantener las capacidades cognitivas existentes, con la intención de mejorar o mantener el funcionamiento cognitivo.

Por ello, es sumamente importante que todas las personas ejercitemos nuestro cerebro, ya que si no nuestras capacidades mentales se irán perdiendo y ello facilitara que olvidemos las cosas, estemos más desorientados, nos cueste más prestar atención y pensar, etc.

Este curso pretende enseñar a ejercitar las diferentes capacidades mentales a través de diversos ejercicios con el objetivo principal de prevenir un deterioro cognitivo acusado y así, de esta forma, poder envejecer con la mejor calidad de vida posible.  Además, se pretende trabajar la autoestima de las personas participantes, haciéndoles conscientes tanto de sus múltiples capacidades y puntos fuertes así como de los numerosos valores y aprendizajes que pueden transmitir a los demás debido a su recorrido y experiencias en la vida. También se facilitara material de trabajo con el fin de que las personas participantes puedan continuar la actividad mental en su propio domicilio. El material utilizado es especializado para la rehabilitación y estimulación cognitiva.

Objetivos del curso

El objetivo principal del presente curso es recuperar o, en su defecto, mantener las funciones mentales superiores de las personas participantes.

 

Objetivos específicos del curso:

  • Estimular vías neurológicas poco activas y modos de funcionamiento que compensen el deterioro intelectual, se trata de rehabilitar en la medida de lo posible, o bien preservar/retardar el deterioro.

  • Estimular la comunicación e interacción.

  • Incidir en la orientación tanto espacio- temporal como personal.

  • Aumentar el nivel de satisfacción con la situación personal.

  • Fomentar la participación de la persona en diversas actividades, reforzando continuamente su participación.

  • Potenciar el sentido de responsabilidad, la sensación de control y la capacidad de decisión.

Contenido

  • Ejercicios de estimulación y mantenimiento cognitivo; de fluidez verbal; de memoria inmediata, remota o memoria a largo plazo (MLP).
  • Memoria y orientación espacial y temporal.
  • Entrenamiento en técnicas de memoria para mejorar la codificación, almacenamiento y recuperación de la información.
  • Razonamiento.
  • Lenguaje y escritura.
  • Cálculo.
  • Actividades para adquirir y recuperar la agilidad mental en el cálculo.
  • Memoria visual y Praxias constructivas.
  • Gnosias.
  • Actividades de entrenamiento para el reconocimiento de objetos formas o colores.
  • Creatividad.