¿Tú también eres de los que dice «no llores» cuando ves a alguien llorar?

¿Tú también eres de los que dice «no llores» cuando ves a alguien llorar?


En una sociedad tan acelerada como en la que vivimos, cuando te preguntan ¿qué tal? se espera que respondamos «bien». Además, cada vez nos bombardean más con mensajes sobre lo fácil que es ser feliz (comprando ciertas cosas, repitiéndonos mensajes positivos constantemente, pensando de cierta manera, sacándonos selfies y subiendo fotos a redes sociales para que nos den likes los demás…). Y parece que la persona que no es feliz, es porque está haciendo algo mal o no le da la gana de serlo.
¡PERO ESO NO ES REAL!

 

 

 

Amigos tomandose un selfie en Londres

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La tristeza, al igual que la alegría y la felicidad es una emoción necesaria. Somos humanos, no somos robots programados para estar únicamente en un modo de felicidad constante.

La tristeza, puede que sea incómoda, dolorosa… Pero si la tenemos es por algún motivo que ha de ser atendido. La tristeza, al igual que todas las emociones, tiene una función concreta. ¿Cuántas veces te han dicho o has escuchado «no llores»? Incluso, quizá tú mismo/a lo hayas dicho con la mejor de tus intenciones cuando has visto a alguien llorar.

Desde pequeños/as nos transmiten que es incómodo ver llorar a los demás y que cuando estamos tristes debemos evitarlo o reprimirlo.
Si lo necesitas, permítete llorar, deja que tu tristeza pueda expresarse y te dé el mensaje que te venga a traer (todas las emociones vienen a traernos un mensaje importante). Esta es la única forma para que la tristeza desaparezca o, al menos, para que duela menos. Cuando atendemos a nuestras emociones, permitimos que éstas tengan su espacio, se desarrollen y se marchen. NADA ES PERMANENTE, las emociones tampoco.

 

No hay ninguna descripción de la foto disponible.

Quédate también con la gente que te acoja cuando llores y estés triste, la que te escucha, la que te acompaña en esos momentos y no te pide que dejes de llorar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *