Permítete ser quién realmente eres

Permítete ser quién realmente eres


No existe un acto de libertad más grande que darnos permiso de ser quien realmente somos.

¿Y tú te das permiso para ser quién realmente eres o te machacas constantemente con autoexigencias, «deberías» y perfeccionismos que te impiden ser quien realmente eres?

Muchas veces, tendemos a lo segundo, no dándonos permiso de ser quién realmente somos. Generalmente, esto suele ser debido a una baja autoestima que arrastramos desde la infancia-adolescencia.
¡Pero ya va siendo hora de cambiar esta forma de relacionarnos con nosotros/as mismos/as!

Muchas veces, nuestra atención se dirige más a los aspectos negativos que tenemos que a los positivos, pues los positivos muchas veces se pasan por alto o damos por hecho que tienen que estar presentes en nuestras vidas. .

Si quieres empezar a cambiar esta forma de relacionarte contigo mismo/a, me gustaría sugerirte que cada día trates de identificar una cosa positiva, algo que te haya gustado de ti mismo/a ese día, y que te felicites por ello (puede ser verbalmente, haciendo algo que te agrada, etc.). Para ello, cuando finalice el día hazte la siguiente pregunta: ¿Qué me ha gustado de mí mismo/a hoy?

Resultado de imagen de AUTOESTIMA
Seguro que descubres cosas maravillosas y empiezas a darte permiso para ser quien realmente eres.

¡Siéntete libre de mostrarte tal y como eres! Probablemente seas una persona maravillosa y seas poco consciente de ello, ya que pasas la mayor parte del tiempo con “la lupa” puesta en tus errores, en tus puntos débiles, etc.

Trabaja tus puntos débiles, se consciente de cuáles son, y potencia sobre todo tus puntos fuertes, tus habilidades y enséñale al mundo todo lo que puedes aportar. ¡Comparte tus dones y tus talentos con las personas que te rodean! Será beneficioso para ellos y principalmente para ti.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *