CRECIMIENTO PERSONAL EN TIEMPO DE CORONAVIRUS: LA IMPORTANCIA DE ESTOS MOMENTOS PARA ENCONTRARSE A UNO/A MISMO/A

CRECIMIENTO PERSONAL EN TIEMPO DE CORONAVIRUS: LA IMPORTANCIA DE ESTOS MOMENTOS PARA ENCONTRARSE A UNO/A MISMO/A


¿Y si nos tomamos este tiempo de confinamiento en casa como un momento para encontrarnos a nosotros mismos?

A lo largo de la vida, ocurren muchos cambios, y la clave está en sabernos adaptar a esos cambios. La expansión del coronavirus en todo el mundo, y en especial en nuestro país, ha provocado un cambio total en nuestra rutina diaria. En poco tiempo se han dado muchos cambios juntos: hemos pasado de tener un trabajo presencial al teletrabajo (la mayoría de las personas), tenemos que permanecer 24 horas en casa durante al menos dos semanas (a solas o junto a nuestra pareja, hijos, familiares o compañeros de piso), no disponemos del ocio que teníamos hace unos días, etc. Son muchos cambios, en poco tiempo, y cambios a los que hasta ahora no estábamos acostumbrados/as.

 

En estos momentos, tenemos dos posibilidades de actuación principalmente:

– Quedarnos en la queja de lo injusta que es esta situación y de cómo ha cambiado nuestra vida, sin hacer nada más que eso.

– Convertir estos días de cuarentena en un aprendizaje valioso y dedicar tiempo a encontrarnos a uno/a mismo/a y trabajar en nuestro propio crecimiento personal.

 

¿Con cuál de las dos opciones te quieres quedar?

¡Yo soy partidaria de la segunda! Considero que, a su manera, la vida nos está dando estos días la oportunidad de parar y de “relajar” un poco el ritmo de vida tan frenético con el que vivimos para realizar un proceso de crecimiento personal, de ser conscientes nuestra capacidad de resiliciencia ante las adversidades que pueden surgir en la vida.

943c5d5243add580ac86706a975a1bb8

¿Cómo podemos convertir estos días de aislamiento en un aprendizaje valioso y trabajar en nuestro propio crecimiento personal para salir fortalecidos de esta situación?

  • Haz una lista por escrito acerca de todas las cosas que puedes aprender de esta experiencia. Algunos ejemplos son: descansar más, tener más tiempo para actividades que te gustan, dedicar tiempo a cuidarte, hablar de forma más tranquila y pausada con las personas de tu alrededor, etc.

 

  • Se consciente de las emociones que estas sintiendo. Para ello, te recomiendo hacer uso de una de las herramientas más poderosas de Mindfulness, el S.T.O.PEs una práctica muy  fácil de hacer en cualquier momento y lugar. Esta herramienta es recomendable utilizarla varias a veces al día, especialmente cuando te sientas estresado/a o abrumado/a. Consta de los siguientes cuatro pasos:Resultado de imagen de stop

S = Stop. Deja lo que estás haciendo y presiona el botón de pausa en tus pensamientos y acciones.

T = Tomar un respiro. Respira de forma consciente dos o tres veces para centrarte y adentrarte plenamente en el momento presente.

O = Observa lo que está pasando por tu:

  • Cuerpo: ¿De qué sensaciones físicas eres consciente (tacto, vista, oído, gusto, olfato)?
  • Emociones: ¿Qué estás sintiendo ahora?
  • Mente: ¿Cómo está tu mente? ¿cómo son tus pensamientos? ¿cuáles son tus pensamientos?

P = Procede y continúa con lo que sea que esté haciendo, haciendo una elección consciente e intencional para incorporar lo que acabas de aprender.

Practica este ejercicio 3 veces al día, ya verás cómo poco a poco vas siendo más consciente de lo que estás pensando y sintiendo así de cómo se encuentra tu cuerpo.

 

  • Establece una rutina lo más similar posible a la rutina que tenías antes de que ocurriese esta situación: Este punto es muy importante. En la medida de lo posible, procura hacer las mismas cosas que hacías antes de esta situación. Establece un horario para levantarte y acostarte, para comer, para teletrabajar, para tu tiempo de ocio, etc. La organización externa está directamente relacionada con nuestra organización interna y con nuestro bienestar psicológico. ¡No lo descuides!

 

  • Práctica deporte: También es recomendable hacer deporte en casa. Encuentra aplicaciones o tutoriales adecuados a tu edad y condición física. Además de divertido, te mantendrá en forma y aumentara las sustancias estimulantes de tu cuerpo que te hacen sentirte bien. Reduce los síntomas de depresión y ansiedad, mejora el funcionamiento de tu cerebro, activa tu cuerpo y aumenta tu sensación de bienestar.

 

  • Cultiva tu creatividad: Puede ser un buen momento para cultivar tu creatividad. Puedes probar, por ejemplo, a cocinar alguna receta diferente, a hacer pequeños arreglos que sueles dejar para otro momento o a hacer esos cambios en la decoración de tu hogar que llevas tiempo queriendo hacer. Puedes organizar con tu familia o amigos una especie de concurso de ideas para hacer recetas de cocina, un taller de cuentos, un reto de ejercicio físico… Puedes hacerlo con las personas con las que convives o con otras personas cercanas a través de una videollamada. Piensa que cuando todo esto pase puede que haya menos momentos para estas actividades.

 

  • Infórmate adecuadamente de la situación que estamos viviendo: Es imprescindible informarnos, por supuesto, pero hagámoslo adecuadamente. Busca la información oficial y necesaria, pero evita la sobreinformación. Ésta puede ser muy nociva y provocar sensaciones de desasosiego que son absolutamente contraproducentes. Busca también mensajes constructivos de la situación que estamos viviendo. Cuida el consumo de las redes sociales; existen muchas noticias falsas e informaciones inútiles que afianzan el temor y nos alejan de la tranquilidad.

 

  • Práctica la asertividad con las personas de tu entorno: Habla calmadamente con las personas de tu entorno sobre lo que opinas, lo que sientes, lo que deseas respecto a ciertas cuestiones importantes para ti y que quizá llevas tiempo posponiendo hablar con ellos. Diles también lo que esperas de ellos. La asertividad es una comunicación intermedia entre la comunicación pasiva y la agresiva. La raíz de la asertividad es la autoconfianza y la comprensión de los propios derechos, sin que esto implique herir o dañar a los demás. No es una actitud egoísta, sino de respetar la propia valía. Si consigues comunicarte de una forma asertiva con las personas de tu entorno, probablemente consigas sentirte más cercano/a a ellos y te sientas mejor en esa relación.

 

  • Realiza videollamadas con tus amigos y familiares y compartir sensaciones: Aunque no nos podamos ver, es importante que sigamos manteniendo el contacto con nuestros familiares y amigos, con esas personas que son importantes en tu día a día. Busca momentos en el día para poder hablar con ellos, para hacer una videollamada y poder veros de forma online. Comparte con ellos cómo te sientes en esta nueva situación que estamos viviendo, recordar cosas agradables, pensar en que os gustaría hacer cuando termine la cuarentena, etc. Resultado de imagen de videollamadas

 

  • Practica la gratitud: Para ello, puedes realizar un ejercicio muy sencillo que te llevara muy poco tiempo. Antes de dormir piensa en 3 cosas por las que te sientes agradecido/a en el día de hoy. Tienen que ser cosas sencillas, cosas del día a día como por ejemplo la ducha relajante que te has dado nada más levantarte, el café de media mañana, la conversación tan agradable que has tenido con tu pareja, etc. Apuntalo en una libreta y recurre a ella siempre que te apetezca.

 

  • Cuida tu salud emocional. Si estabas acudiendo a terapia antes de esta situación, lo más recomendable es que continúes con tu terapia psicológica de forma online. No la interrumpas. Ahora más que nunca es cuando necesitas ayuda y poder hablar de cómo te sientes. Si estas preocupado/a por todo lo que está ocurriendo con el COVID-19, no sabes cómo gestionar esta nueva situación y la incertidumbre que sientes te hace vivir con ansiedad o depresión, busca ayuda profesional. Es importante que cuides tu salud emocional. La terapia online ha demostrado que tiene la misma eficacia y validez que la terapia presencial.

 

Aprovecha estos días para reinventarte, disfrutar de ese tiempo de reflexión que quizá hacía mucho tiempo que no tenías y, sobre todo, para ser consciente de que si te lo propones eres capaz de adaptarte a los cambios inesperados que tienen lugar en tu vida y salir fortalecido/a de ellos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *