¿CÓMO TE RELACIONAS CON TU CUERPO?

¿Cómo te relacionas con tu cuerpo?


En primer lugar, me gustaría empezar planteándote una pequeña reflexión

¿Cuál es tu relación con tu cuerpo?

¿Qué tipo de relación tienes con tu propio cuerpo?

¿Te relacionas con tu cuerpo desde la aceptación, desde el respeto, desde la consideración y el agradecimiento o más bien te relacionas con él desde la exigencia, desde el rechazo y la no aceptación?

Generalmente, nos relacionamos con nuestro cuerpo desde la exigencia, desde el rechazo y la no aceptación. Como te podrás imaginar esto tiene un impacto muy grande en tu bienestar; en tu nivel de serenidad, de felicidad y de autoestima.

Me gustaría sugerirte continuar con la reflexión que te comentaba al principio. Para ello, me gustaría que pudieses pensar en lo siguiente:

¿Qué es tu cuerpo para ti?

¿Piensas que tu cuerpo es eso que cuelga de tu cabeza, que te sirve para de ir de un lado a otro y realizar tus actividades y que de vez en cuando te da guerra con molestias, con dolores o incluso con alguna enfermedad?

Lo cierto es que generalmente, no prestamos demasiada atención a nuestro cuerpo. La mayoría de las veces nos relacionamos con nuestro cuerpo como si fuese únicamente algo que llevamos colgando de nuestra cabeza y que nos sirve para ir de un lado a otro en nuestro día a día.

Y, cuando le prestamos atención, lo solemos hacer desde el punto de vista estético y médico. Cuando duele y molesta, o cuando no se ajusta a los cánones de belleza que nos impone la sociedad actual, entonces le prestamos atención pero desde un punto de vista de rechazo y de disconformidad con lo que sucede. Muchas veces, nos relacionamos con nuestro cuerpo en  términos de “correcto – incorrecto”, “aceptable – no aceptable”, “¿se ajusta al canon, a esa plantilla, que la sociedad nos dice que todos nos tenemos que ajustar?”. ¿Te ocurre esto?

Generalmente, NO tenemos una atención profunda con nuestro cuerpo.

TU CUERPO ES MUCHÍSIMO MÁS QUE UNA ALGO QUE LLEVAS COLGANDO DE TU CABEZA.

TU CUERPO ES MUCHÍSIMO MÁS QUE ALGO QUE A VECES TE DA LA LATA CON MOLESTIAS, DOLORES O ALGUNA ENFERMEDAD.

TU CUERPO ES MUCHÍSIMO MÁS QUE UNA FORMA, QUE ENCAJA O NO ENCAJA EN DETERMINADA FIGURA.

¿Te has parado a pensar la cantidad de cosas que hace tu cuerpo por ti todos los días?

Vamos a ver alguna de estas cosas:

1- Es nuestra herramienta para percibir el mundo y para disfrutarlo a través de tus sentidos.

Tu cuerpo te permite tener vida, disfrutar de la vida.

2- Tu cuerpo es eso que te permite dar, percibir y recibir el cariño de los demás.

Resultado de imagen de COMO ES TU RELACION CON TU CUERPOA través de tu cuerpo puedes abrazar, puedes acariciar, puedes transmitir cariño y afecto, puedes sentir y expresar el amor a las personas más importantes para ti en tu vida.

Gracias a tu cuerpo también recibes ese amor, esas caricias, ese afecto… por parte de los demás.

Esto es algo muy necesario para nuestro bienestar. Como seres sociales que somos necesitamos dar y recibir el cariño de las demás personas.

 

3- Tu cuerpo es una fuente inmensa de sabiduría interior y es el testigo de tu vida.

En el cuerpo es donde se expresan y se sienten las emociones.

El cuerpo ha sido testigo de todas tus vivencias, tus traumas, tus momentos complicados, tus momentos felices y de todos los impactos emocionales que has experimentado.

Tu cuerpo sabe más de ti que nadie. Tu cuerpo tiene grabadas tus memorias dentro de sí, hay una gran sabiduría dentro de tu cuerpo sobre ti misma.

4- Por otra parte, tu cuerpo es tu mejor ancla al presente.

Muchas veces, nuestra mente divaga del pasado (a momentos dolorosos, difíciles, donde las cosas no me salieron bien, donde alguien no me hizo no sé qué, donde tu cometiste un error que no te perdonas…) al futuro (te teletransportas al futuro y te pones a imaginar desastres, desgracias, todo lo que puede salir mal…).

Tu mente puede estar en cualquier sitio y en cualquier momento. Sin embargo, el cuerpo solo puede estar aquí y ahora. Por tanto, la única forma que tienes de conectarte con el momento presente, la única forma de que tu mente vuelva al aquí y al ahora, es volviendo a tu cuerpo (trayendo mi atención a las sensaciones físicas, a la respiración, a lo que está sucediendo en ti en este momento).

5- Te permite llevar a cabo tus proyectos y objetivos: Tu cuerpo también es ese aliado que te permite llevar a cabo tus proyectos, tus objetivos… Es gracias a él que puedo llegar a los sitios, gracias a mi cuerpo he conseguido lo que he conseguido (no solo a mi mente).

6- Tu cuerpo también te permite conectar con los demás.

Si no fuera por los músculos de tu cara y por los gestos que puedes transmitir, ¿Cómo conectas con el otro?, ¿Cómo le puedes hacer entender que le escuchas, que te importa, que estás atenta a lo que tiene que decirte…? ¿Cómo le muestras que sientes empatía por lo que le pasa?           Gracias a tu cuerpo (a tus posturas y a tus gestos) transmites lo que eres y puedes conectar con los demás y al mismo tiempo los demás conectan contigo a través de su cuerpo también.

7- El cuerpo te permite disfrutar.                                                                          TODAS las cosas que disfrutamos en la vida, las disfrutamos a través del cuerpo, de los sentidos (por ejemplo, la comida, un paseo, la música, los olores, los colores, una caricia…).

 

Como ves, TU CUERPO HACE MUCHÍSIMAS COSAS POR TI TODOS LOS DÍAS.

¿Acaso no deberías sentir gratitud por todo lo que hace tu cuerpo por ti?

 

Te propongo que empieces a tomar consciencia de la multitud de cosas importantes que hace tu cuerpo por ti todos los días de tu vida. Cuando somos conscientes de esto, podemos empezar a relacionarnos con nuestro cuerpo desde otra perspectiva más real, profunda y significativa. Esto, a su vez, va a contribuir a que cambie la manera en la que te experimentas, tu autoestima, y, en definitiva, tu relación contigo.

 

Finalmente, te dejo una última reflexión para que continúes explorando cómo es tu relación con tu propio cuerpo.

¿Atiendes tus necesidades de descanso suficientemente?

Tu cuerpo necesita descansar, y, si no le permites descansar lo suficiente, no lo estás respetando, no lo estás tratando como ese aliado que es gracias al cual estás viva, transmites, te transmiten, comunicas…

¿Cómo lo nutres? ¿Lo nutres con consciencia?

Independientemente de que de vez en cuando habrá que darse un caprichito… ¿pero te preocupas de estar nutriéndolo bien?, ¿de forma equilibrada?, ¿de forma saludable?

¿Y atiendes sus necesidades de activación?, ¿O pasas todo el día sentada en una mesa y luego te sientas en el sofá?

Es importante activar el cuerpo, el cuerpo es pura energía.

 

EMPIEZA A TRATAR TU CUERPO COMO ESE ALIADO QUE HACE POR TI COSAS TAN IMPORTANTES Y NECESARIAS COMO LAS QUE HACE Y NO TE RELACIONES CON ÉL ÚNICAMENTE DESDE EL PUNTO DE VISTA MÉDICO Y/O ESTÉTICO.

QUIERE A TU CUERPO COMO ÉL TE QUIERE A TI

[…]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *